Review Japan Weekend Barcelona

 

Como ya os adelantamos aquí, y pudisteis comprobar en nuestro twitter  a lo largo de los 3 días, el fin de semana pasado se celebró en La Farga de L’Hospitalet la V JapanWeekend 2.0 de Barcelona.

 Y como asistentes, aquí os traemos nuestras vivencias, si queréis leernos, ya sabéis!

Empezando con el viernes: La apertura de puertas era a la 1, y en cuanto nos fue posible, nos presentamos móvil y cámara en mano dispuestos a contaros todo lo contable. Y la verdad es que, siendo sinceros, la primera impresión no fue nada positiva. Todos los que hayáis ido a alguna edición anterior del Salón del Manga sabéis como es La Farga, un sitio muy amplio, y se habían habilitado aproximadamente ¾ partes del espacio, que no es poco.

Pues bien, estaba casi desierto. Imaginaos un poco el panorama, muchos stands de tiendas, 3 escenarios, unas mesas dispuestas para los juegos de carta y de mesa, una discreta sección de videojuegos, quizás demasiado alejada de todo y un pequeño “salón” con un proyector y un par de sofás por parte del grupo Mizu. Y poca gente, muy poca gente.

A pesar de eso, mas de uno de los asistentes se animó a llevar su cosplay, como por ejemplo estos chicos, que iban de Ao No Exorcist

Había actividades bastante variadas, eso sí. Pudimos aprender a jugar al Go, al Shogi y al Mahjong

gracias a los chicos de la asociación San Juuyori. También nos encontramos un espacio habilitado para echar unos bailoteos con Kinect, e incluso una peluquería gyaru para que todos los que quisieran salieran “algo” retocados.

De este primer día poco más hay que contar, fue una primera impresión bastante desalentadora, pero eso no hizo sino aumentar la sorpresa que nos llevamos al día siguiente al ver como había cambiado el aspecto con la cantidad de gente que se animó a acercarse a La Farga.

Al llegar el sábado vimos que había una cola enorme para comprar las entradas: esto ya tenía mejor pinta.

Fue entrar al recinto y no reconocer el sitio. Muchísima gente paseando por las tiendas, con sus cosplays y pasándolo bien. Todos los escenarios con música (llegó a ser excesivo por la mezcla de sonidos), tanto con conciertos como actuaciones, bailes, presentaciones, actividades, concursos, etc…

De las tiendas poco que decir: mucha falsificación de figuras, precios excesivos y poca variedad. Aunque hubo un par que nos sorprendió: Una de ellas vendía artículos con un precio máximo de 5 euros, y la otra tenía detalles variados japoneses, desde bolígrafos “kawaiis” hasta palillos para comer.

Uno de los grandes atractivos del sábado eran los concursos de cosplay. A la 1 el concurso normal, en el que los participantes optaban a 2 plazas para el concurso de la tarde: La selección para la Yamato Cosplay Cup, concurso de cosplay de carácter mundial.

En el concurso normal hubo actuaciones de todos los colores, la que más nos gustó fue la del grupal de Pokémon, que con cosplays sencillos pero perfectamente detallados consiguieron hacernos reír mucho. Alguna que otra peluca volando, y una media de actuaciones bastante bien conseguidas fueron la tónica general de este primer concurso

El resultado final acabó de la siguiente manera:

1º Clasificado: Card Captor Sakura, carta flor

2º Clasificado: Grupo de Kuroshitsuji

3º Clasificado: Grupo de Pokemon.

Además, de los que optaban a plaza para la final de la Yamato Cosplay Cup, se llevaron el premio los cosplays de Jon Snow (Canción de Hielo y Fuego),y Lia de Beaumont (Le Chevalier d’Eon)

Por la tarde llegó la esperada selección para la Yamato, con cosplays y actuaciones muy buenas en general. Tuvo que ser muy difícil para el jurado elegir, ya que los concursantes se esforzaron al máximo en cada detalle.

Uno de los cosplays que, en nuestra opinión, estaban mas y mejor trabajados que el resto, fue el de La Novia Cadáver ¡Espeluznante!

Finalmente la ganadora fue Sae, cosplayeada del videojuego Aion, y el segundo clasificado, que la sustituiría en caso de no poder asistir a la Yamato, fue Jon Snow

Representará a España este año en Brasil, le deseamos mucha suerte!

La verdad es que el sábado hubo muchísimos conciertos, talleres, actividades… Tantos, que no pudimos asistir ni a la mitad. Hubo para todos los gustos, un punto muy a favor de esta edición de la Japan Weekend.

Esperábamos que el domingo fuese igual de “tranquilo” que el viernes, pero nos sorprendimos al llegar a la Farga, ya que había bastante gente, incluso cosplayers.

En el Stand de Mizu se estaban sorteando, con pruebas divertidas, o directamente regalando, videojuegos varios. Unos chicos muy majos, la verdad.

Asistimos al concierto de AnimeMumo, 4 chicas japonesas que viven en Barcelona, y tocan canciones de anime conocidas por todos ¡Incluso cantaron el opening de Heidi en castellano!

También hubo un concierto en memoria de las víctimas del Tsunami del año pasado, y contó con la presencia de Mizu entre otros.

Por desgracia, el domingo para nosotros duró mas bien poco, ya que nos vimos obligados a volver a la rutina del estudiante antes de la clausura =(

Haciendo un pequeño balance general podemos decir que la experiencia estuvo bastante bien en general, pero hubo aspectos bastante destacables que deslucieron un poco al evento en general.


Uno de ellos, es claramente el precio de la entrada: 6€ es un precio excesivo, sobre todo teniendo en cuenta las inevitables comparaciones con el Salón del Manga. Siendo un evento que aspira a alternativa, y aún en crecimiento, ese precio por día es, sin duda, una pasada.

Escenarios: Demasiados, y con el volumen demasiado alto. Por momentos podías llegar a dejar de distinguir si lo que escuchabas venía del escenario en el que estabas, o del de al lado.

Las tiendas: Como ya os hemos contado, la variedad era muy escasa. Y el tema de las falsificaciones era, si se puede, aún mas exagerado. El caso mas sangrante fue ver una nendoroid de Yoko, de Tengen Toppa Gurren Lagan, no solo falsa, sino en una caja que ni si quiera era la suya. La excusa que nos pusieron fue que para desplazarse desde la tienda las sacan de sus cajas para que sea mas cómodo y fácil transportarlas (Si, claro).

El vacío del viernes: No creo que la ausencia de gente el viernes se deba a ningún tipo de catástrofe atmosférica o alineación de planetas. Las actividades y conciertos estaban demasiado concentradas entre sábado y domingo. Un reparto un poquito más generoso sería una gran ayuda a la afluencia del viernes, y no creo que incidiera negativamente en sábado o domingo.